RED DE CENTROS HISTORICOS DE CANARIAS

La creación de la Red de Centros Históricos propuesta por el CICOP esta basada en una misma filosofía: la de la conservación del patrimonio desde una perspectiva sostenible, y coordinada con otras líneas de desarrollo locales y insulares.

Una Red de este tipo única en su genero en España y Europa, ofrece una alternativa para el rescate y puesta en valor del patrimonio que se pierde, involucrando a la población en su propio desarrollo.

                 

La alternativa de la red.

La Red proporciona un reordenamiento de los recursos de que se dispone para impulsar una acción que, surgida desde el entorno más cercano al patrimonio, permite frenar su deterioro y garantizar un uso y un mantenimiento estable. La iniciativa ya no llega siempre desde la Administración, sino que le corresponde a cada localidad o conjunto de ellas recabar de las instancias superiores acciones muy concretas - no siempre de inversión económica - que apoyen una idea local.

Una localidad aislada difícilmente podrá asumir la defensa de su patrimonio y mucho menos integrar a éste entre sus recursos como parte de una estrategia de desarrollo local.

El planteamiento “inicial” de esta Red es la constitución de la misma con un grupo de centros históricos declarados o incohados de interés cultural en el seno de la Comunidad Autónoma de Canarias para gestionar y ejecutar una estrategia aunando recursos humanos, materiales, técnicos y económicos, de forma análoga a la tarea que desarrollan las Mancomunidades de municipios, constituyendo una Red de Centros Históricos de Canarias, que es extrapolable al conjunto del patrimonio de la Comunidad Autónoma.

La Red añade, además, el concepto de - solidaridad y actuación coordinada, dejando de lado el sencillo e ineficaz mecanismo de reparto de fondos o recursos, ya que como Red se tiene la alternativa de optar a fondos importantes de la Comunidad Europea y como es idea del CICOP optar a una declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Red ya que reúne todos los requisitos exigibles por la UNESCO y sobre todo supone una “novedad” e innovación hacia la conservación del Patrimonio Cultural a escala nacional e internacional.

Para tal fin la Red dispondrá de una campaña internacional de apoyo a la iniciativa, basada en la credibilidad del proyecto y su sostenibilidad y objetivos conectados con la naturaleza, la biodiversidad, los espacios naturales y paisajísticos y el rico patrimonio cultural de la Comunidad Autónoma de Canarias.

La Red, finalmente, no sustitu y e a ninguna norma, simplemente “ayuda” a cumplir las existentes y a llenar temporalmente el vacío que pueda existir en el texto y en el cumplimiento del ordenamiento vigente en materia de patrimonio histórico.

Incluso el pertenecer a la Red conllevaría el control de calidad exigible en la normativa interna de la misma. Calidad que se exigiría a los miembros para poder llevar a cabo los fines y objetivos de la Red en pro de una mejora de la calidad de vida en los centros y lugares históricos pertenecientes a la misma.

              

Ventajas de la Red de Centros Históricos de Canarias.

La idea de Red o de ruta no es en absoluto nueva, se ha planteado con éxito en otros lugares, y es cada vez más frecuente la aparición de informaciones que describen redes de los más diversos tipos.

Esencialmente, tanto esta Red como las Denominaciones de Origen responden, ante el espectador distante, a una misma imagen. Nos encontramos ante una especie de "club" en el que sólo se admite a "socios" con un determinado perfil, que colaboran para conseguir una finalidad común, y cuyos beneficios suponen para sus miembros una mejora de la calidad de vida, confiriendo por tanto un carácter “sostenible” al proyecto. Cualquier visitante de esta Red sabrá que esta contendrá una mínima cota de calidad, y que cada miembro está elegido con arreglo a un determinado criterio.

Si bien la idea de Red no es nueva, y la de desarrollo local asociado al aprovechamiento del patrimonio histórico como un recurso más es algo menos conocida, podemos afirmar que la apuesta por la conservación como acción coordinada y sistemática en un conjunto de centros históricos que a su vez están conectados con un rico patrimonio natural y paisajístico sí es novedosa.

El término Red, finalmente, alude a la posibilidad que tienen los distintos Centros Históricos incluidos en esta de entrecruzarse sin excluirse, con total libertad y con la cualidad de potenciarse los unos a las otros.

De un modo resumido, podemos enumerar algunas de las ventajas de este proyecto:

- Involucración de los agentes sociales de los municipios implicados y de la propia población directamente a través de los mecanismos que active la Red colaborando esta con los planteamientos insulares, locales o regionales.

- A largo plazo, el conocimiento de la propia historia y la valoración del patrimonio es mayor, mucho mas si se consigue el propósito de optar a una declaración o reconocimiento internacional al proyecto como es su candidatura a Patrimonio de la Humanidad.

- Una actuación continuada en el tiempo es preferible a actuaciones aisladas de corta duración, tanto desde el punto de vista social como económico;

- El uso y disfrute del patrimonio revierte en la sociedad, al igual que el hábito de la conservación, cuyo ejemplo puede extenderse al resto de todo lo construido, por la dinámica que la Red ofrece a los ciudadanos.

- El concepto de calidad también "retorna". Habituados a las ideas de ruina, escombros, y en definitiva, de "lo viejo" asociadas al patrimonio de las pequeñas localidades, los ayuntamientos, pobladores y visitantes de la Red pueden vincular a esta otras redes (lagares, pajeros , molinos, hornos, caminos reales etc. Ya que su recuperación y su aprovechamiento también tiene su cabida en la idea de calidad;

- En una Red, las obras aisladas y descoordinadas tienden a la erradicación y son sustituidas por las ventajas que supone el intercambio de experiencias y el enriquecimiento mutuo.

- Los recursos económicos, técnicos, materiales, humanos, se aprovechan mejor si se explotan de un modo conjunto, con arreglo a un programa predeterminado. La utilización de los fondos públicos se ve mas optimizada y reforzada , al mismo tiempo que se colabora con la planificación de los Ayuntamientos y Cabildos para poder optimizar todas las situaciones.

- Los planteamientos técnicos de una política inmediata de prevención y conservación derivadas de nuestras leyes, no hipotecan en modo alguno el futuro de los centros históricos pertenecientes a esta Red, por el contrario contribuirían a una mejor política de conservación.

La Red garantiza un mejor control del uso en consonancia con las normativas vigentes, favoreciendo que éste no sea otro factor de alteración , sino de creación de recursos sostenibles.

- La Red, finalmente, es flexible y ampliable. No se trata de una idea rígida.

              

El diseño de la Red.

Las experiencias llevadas a cabo en nuestro país y en Europa ponen de manifiesto que cualquier coartada es buena para estructurar una Red. Desde hace veinte años, la tendencia en los museos y exposiciones temporales es básicamente la de contar una historia, al hilo de las que surgen, o puedan surgir relacionadas con el Patrimonio Cultural en este caso de los centros históricos asociados a esta Red..

Cualquier historia o hecho relevante para los habitantes de un pueblo o una villa, o para un conjunto de ellos, sirve para articular una red. La idea principal no excluye a las demás, por el contrario, su interacción las enriquece.

Este seria el caso particular para nuestra Red que explicaría básicamente la contribución que ha tenido y tiene el Patrimonio Cultural de Canarias en el contexto mundial a través de sus centros y lugares históricos.

Para el diseño de esta red hemos considerado los centros históricos que en estos momentos tienen incohado o declarado la categoría de BIC .

A estos se podrán sumar otros centros o lugares históricos que reúnan los requisitos exigibles por la Red.

- Un ámbito geográfico perfectamente definido y reconocible dentro de cada isla.

- Un hilo conductor principal, cuya jerarquía o importancia sea contundente (Fundamentado en la historia de Canarias)

- Una distribución heterogénea de los recursos complementados para disfrutar de la red en lo que se refiere a los equipamientos o los puntos de interés (Hospederías, Casas de Huéspedes, Restaurantes, pequeños hoteles etc) evitando la concentración en un solo lugar. No obstante, siempre será necesaria la presencia de un núcleo, al menos, con cierta entidad.

- Una infraestructura mínima de comunicación, de información y divulgación.

- Relatos o historias fundadas, que animen el relato principal, se contraste con él, y permita el enlace de unos centros históricos con otros.

- Que los recorridos sean abordables y que, si los itinerarios son superiores al lapso de una jornada, ello vaya acompañado del suficiente atractivo y de los recursos adecuados.

- Finalmente, y esto es lo esencial de la red, que los lugares sean accesibles con independencia de su titularidad. La Red ofrece la conservación de sus monumentos a cambio de que éstos vuelvan a ser conocidos, creando unidades de gestión más abarcables y operativas.

Aparentemente no hay ninguna novedad en esta propuesta, ya que todos estamos habituados a ofertas turísticas que hablan de rutas que orientan la visita. Sin embargo, entendemos que tal oferta es dispersa y en ocasiones carente de rigor.

El turista, el estudiante, el jubilado o el residente que decide conocer la región o su realidad más inmediata no dispone en estos momentos de información coordinada, concreta y nítida de nuestros centros históricos Al mismo tiempo, la diferente preocupación que existe en los municipios se traduce en una oferta muy heterogénea en la cual abundan los edificios que no se pueden visitar (a pesar de haber sido restaurados por la Administración).

La idea del monumento "faro" es válida cuando este monumento existe. Pero ¿que ocurre cuando este no existe? . Es posible que la más reciente tendencia de concentrar todos los recursos en edificios de primer orden sea un efecto de aquella idea, pero se corre el riesgo que sea una estrategia a muy largo plazo, en la que los entornos y monumentos de "segunda fila" puede que no sobrevivan a la lista de espera, nos referimos a aquellos sobre los que no existe información, o, finalmente, los que están en ruina y formaron parte de esa historia que se pretende contar.

La Red de Centros Históricos de Canarias que exponemos, pretende cubrir este vacío.

               

Objetivos.

Los principales objetivos que se proponen para un Programa de Uso y Conservación del Patrimonio son los siguientes:

1.- Constituir el soporte físico sobre el que se apoye la visita, conocimiento y disfrute de una ruta y de una historia determinada ,coherente con la propuesta de declaración a plantear ante la UNESCO.

2.-Integrar a los bienes culturales de la Red en los recursos propios de los municipios afectados, y constituir un apoyo a su desarrollo sostenible.

Objetivos Parciales .

 

Apoyo al Diagnóstico:

a) Establecer un método sencillo de reconocimiento y observación de los sistemas constructivos que conforman las construcciones.

b) Obtener la mayor información posible, con el objeto de disponer de más datos para una futura intervención;

 

Apoyo a la Prevención :

c) Establecer un Programa de acciones preventivas que frenen el deterioro del patrimonio cultural adscrito a la Red colaborando con las distintas administraciones.

Apoyo a la conservación:

d) Establecer un Programa sencillo de tareas de limpieza, remoción, pequeña reparación o sustitución que prolonguen la vida y servicio de los materiales y elementos constructivos de los bienes culturales implicados.

Colaboración con los Ayuntamientos y Cabildos:

e) Proporcionar una base de información y gestión suficiente para la solicitud de ayudas coordinadas y concurrentes.

f) Establecer prioridades objetivas para la recuperación paulatina de recintos urbanos y elementos concretos.

 

g) Recuperación del manejo de técnicas y materiales tradicionales, para su aplicación tanto en los elementos singulares como en el tejido residencial y la arquitectura tradicional.

h) Extensión de dicha práctica a la construcción contemporánea y a la mejora de ambientes urbanos y rurales.

i) Recuperación del conocimiento de hechos históricos olvidados o poco recordados, incluyendo la señalización y divulgación por distintos medios.

j) Transmisión de dicho conocimiento a las nuevas generaciones a través, fundamentalmente, del mundo de la escuela, apoyándose en las nuevas tecnologías de la comunicación cuyos ejemplos puedan aplicarse sobre los bienes culturales de los municipios incluidos en la Red..

k) Potenciar a los bienes culturales, actualmente desaprovechados, como nuevos recursos en el contexto de cada ruta, y proponer su protección; estableciendo itinerarios que hagan atractiva y coherente la visita desde cualquier punto de la red.

No son objetivos de la Red ni del Programa inicial que se propone en su conjunto:

- Llevar a cabo una recuperación integral del patrimonio cultural de los centros históricos, ni de su funcionalidad, sino frenar su deterioro para que dicha recuperación sea posible de acuerdo con los recursos sostenibles que ofrezca la Red.

- Constituir el motor de un desarrollo local, sino simplemente ser un apoyo coherente de aquél y de las estrategias de orden económico, turístico o educativo que cada municipio o Cabildo planifique.

 

En síntesis, los objetivos primordiales proponemos que se plasmen en un Programa Piloto destinado a bienes concretos de las rutas delimitadas por la propia Red..

Sin embargo, la idea final es la de someter todos los bienes integrantes del patrimonio cultural de la Red a un control de calidad y mantenimiento, que garantice la permanencia de aquellos y que constituya una nueva actitud ante la imposible labor de proceder a la restauración integral o inmediata de nuestra herencia cultural.

El control del uso y las propuestas que en cada caso se hacen sobre el mismo en los recintos y sistemas constructivos, constituye también un objetivo de la Red, en la medida en que la mala utilización de la arquitectura acarrea lesiones de distinto orden.

Finalmente, la Red contribuiría a establecer una metodología de análisis y propuestas sobre las medidas de puesta en valor más inmediatas y menos dañinas para los bienes que se estudian, de acuerdo con las normas y consejos de las distintas administraciones, con el fin de aportar una mejora que no implique obstáculos para la futura rehabilitación de cada bien cultural.

          

VARIABLES DE USO .

Las variables de uso que inicialmente se han considerado en el análisis de calidad para la pertenencia a la Red han sido las siguientes:

- Accesibilidad;

- Seguridad en los recorridos;

- Seguridad de los materiales (incendios, rayos); - Sobrecargas en los recintos; - Equilibrio higrotérmico de los recintos; - Iluminación y aspecto general.

DEFINICIÓN DE LAS TAREAS.

A los efectos del desarrollo de las propuestas que se incluyen en este borrador inicial, conviene definir con bastante claridad las distintas tareas que se proponen:

Reconocimiento

El Reconocimiento es, básicamente, una observación que se llevará a cabo sobre los distintos centros y lugares históricos incluidos en la red con una finalidad concreta, la de comprobar si se ha producido una variación con respecto a la última revisión, o la de detectar una anomalía hasta el momento inadvertida.

La Red determinaría, cuál es la situación que se puede considerar razonable, o aquélla cuya variación con respecto al último reconocimiento da signos de estabilidad o se puede considerar despreciable.

 

Conservación o Mantenimiento .

Es el conjunto de labores que se realizan directamente sobre el objeto para renovar en lo posible sus condiciones originales de geometría, cohesión o aspecto: Limpieza, Recolocación de elementos en su emplazamiento lógico original, Renovación de las sustancias que permiten la protección o la cohesión de un material, Reposición de piezas o partes de ellas.

En general la Red apoyaría y reforzaría estas tareas favoreciendo la labor de las distintas administraciones.

Reparación .

Asesorando las distintas tareas que también devuelven mediante la acción directa la geometría, cohesión o apariencia a un elemento, pero con la aportación de materiales que generalmente sustituyen parcial o totalmente a los existentes: Sustitución de partes de un sistema, Reposición de un elemento consistente en su remoción y recolocación en mejores condiciones.

Prevención .

La prevención es toda tarea que actúa en el entorno de un elemento, sin intervenir directamente en él, con el objeto de retardar o controlar su deterioro. Un testigo es una medida preventiva en la medida en que el seguimiento detenido de su evolución nos proporciona información sobre la existencia o no de una lesión.

La filosofía de la acción de la Red reside en que la adopción de medidas preventivas y provistas de un mínimo seguimiento, pueden "congelar' el deterioro de una buena parte del patrimonio cultural de nuestros centros históricos en espera de un mejor momento tecnológico y económico propicio para su restauración en consonancia con los medios de que se disponga.

Restauración

Restaurar es volver a poner una cosa en el estado o la estimación que antes tenía. Esta es la definición de la Academia de la Lengua, suficiente a los efectos descritos en los objetivos descritos para esta Red.

Es importante destacar que la restauración entendida como muchas labores de conservación unidas en un solo momento metodológico, sí es una propuesta de un alcance distinto al que estamos acostumbrados. El criterio de intervención sobre un bien acerca del que va a ser posible un seguimiento cotidiano y un mantenimiento sistemático, no es el mismo que el de aquellos objetos cuyo destino y utilización se desconoce.

La Red en su conjunto se apoyaría también en las tareas conducentes a la Restauración de sus bienes culturales, optimizando medios que en muchos casos se tornan escasos, pero que a través de la Red podrían en muchos casos acometerse.

PERIODICIDAD.

Es la otra variable fundamental que la Red recomendara a todos sus miembros , ya que de esta dependerá no sólo su duración sino su mantenimiento sostenible y el reconocimiento de su calidad.

Los periodos que se establecerán definen un lapso razonable, fundamentado en las singularidades de cada centro histórico y sus conexiones entre ellos.

COMISIÓN GESTORA

Para llevar a cabo el proyecto el pasado 20 de Mayo en la reunión mantenida en el Ayuntamiento de Arucas, se acordó establecer una Comisión Gestora integrada por los Ayuntamientos e instituciones que así lo acuerden, y que tendrá como objetivo la formalización, estudio y desarrollo de la figura jurídica de la Red de Centros Históricos de Canarias constituida por los Ayuntamientos e instituciones que así lo dispongan en la forma que estime conveniente sus reglamentos internos.

Para tal fin se convocó una reunión el pasado 14 de Julio en el Ayuntamiento de Tias (Lanzarote) quedando constituida la Comisión Gestora presidida por el Gobierno de Canarias a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico, el CICOP en la Secretaria de la Gestora y siete ayuntamientos representando a cada isla. Así mismo se acordó la presencia en la Gestora de una representación de cada Cabildo Insular.